Los juguetes y la identidad de género ¿qué le regalarías a un infante?

Fotografía por Alejandra Gutiérrez
Tomado de pixabay.com
¿Los juguetes orientan los roles de género?

Hoy en día se habla de igualdad de derechos y oportunidades para mujeres y hombres sin discriminación, pero en la práctica existe una concepción errada acerca de los roles de los individuos de acuerdo a su sexo, pues desde el nacimiento los individuos son determinados social y culturalmente sobre sus roles, perpetuando así el machismo que existe en nuestra sociedad.

El hecho inocente de vestir a las niñas de rosa y a los niños de celeste, actúa con el poder de una bomba. El color tiene connotaciones sociales que marcan la cultura; Patricia Cisneros afirma: “no le pondría un conjunto de ropa color rosa a mi hijo, porque es niño, se burlarían de el” afirma .

Para la psicóloga Ana Cueva este tipo de acciones responden a ciertos estereotipos que están concebidos y marcados profundamente en las personas, a manera de prejuicios que no permiten salirse de esa estructura, dichos prejuicios llegan a ser tan fuertes que con frecuencia pasan como algo natural.

Tomado de pixabay.com
¿Existe juguetes para niños y niñas?

Lo mismo sucede con los juguetes, con los que inconscientemente se prepara a los individuos para su futuro como miembros activos de la sociedad, de acuerdo a escenarios preestablecidos o tradicionales, al tiempo que se limita su libertad de elección.

Una juguetería siempre llama la atención; sus dispositivos, con sus formas, colores y sonidos nos recuerdan a la infancia. Ximena Benavides recuerda que en una de estas tiendas compró un carro de juguete para regalárselo a su hijo de 6 años, a pesar de que a él le gustaba jugar con las muñecas de su hermana. Los comentarios familiares no se hicieron esperar, incluso hubieron sugerencias para que corrija esta actitud, recuerda Ximena.

Los roles de género fijan límites de los que no se debe salir. La psicóloga Cueva cree que la norma social establece erradamente que los juegos para las niñas deben fomentar el cuidado a su apariencia personal, la maternidad y las labores de hogar, mientras que en los hombres se fomenta la competencia, el uso de la fuerza y la independencia.

Detrás de la inocencia de un juguete, se pueden esconder estereotipos y paradigmas sociales arraigados en lo profundo, así es que la próxima vez que vaya a agasajar a un infante con un juguete, piénselo dos veces.

Por: Alejandra Gutiérrez. Periodo 47, grupo 721.