Periodismo deportivo, la profesión más linda del mundo

Periodismo deportivo
Johanna Calderón también disfruta jugando al fútbol

Las cosas buenas llegan a los que saben esperar, es la frase que identifica a Johanna Calderón, una joven que se dedica al periodista deportivo. A sus 23 años de edad ya ha tenido la oportunidad de experimentar grandes retos en su vida. Culminar su carrera de Marketing Deportivo, le abrió muchas puertas.

La especialidad de Johanna es el fútbol, por ello ha buscado profundizar en el tema y hace poco tiempo volvió de un curso en la Universidad de Palermo (Buenos Aires-Argentina). Desde pequeña ha gustado del balónpie, aún recuerda cuando era niña y fue la primera vez que fue al estadio con su padre, desde entonces su pasión solo ha crecido y ahora es su horizonte profesional.

Su trayectoria profesional le ha permitido conocer varios medios audiovisuales y editoriales. Hace cinco años empezó a trabajar con el equipo de DirecTv Sports, esta experiencia  le enseñó a enfrentar sus miedos. Después pasó a la radio; las historias no te hacen campeón, la humildad sí, es su frase característica de todas las noches en programa de Área Deportiva, en la 94.5 FM, donde trabaja desde hace un año. Al momento también mantiene su propia columna deportiva para el grupo El Comercio, en su espacio Bendito Fútbol; Johanna es la primera mujer en el Ecuador en tener su propia espacio de opinión en deportes.

Periodismo deportivo
Johanna Calderón junto a sus compañeros de Área Deportiva

Uno de sus pasatiempos favoritos es practicar el fútbol, en internet observa trucos y luego trata de imitarlos en el patio posterior de su casa. Estar en una cacha correteando al balón también le emociona, cada año se inscribe con su grupo de amigas en torneos femeninos y las victorias logradas le motivan a seguir entrenando.

Johanna cree que el periodismo deportivo es la profesión más linda del mundo, no solo porque le ha permitido conocer grandes profesionales, sino también descubrir el valor de la familia, su madre le da fortaleza y su padre confianza; gracias a él y sus consejos ha llegado cada vez más alto. A su corta edad tiene mucho que agradecerle a la vida y a Dios, por ello concluye: algún día le enseñaré a mis hijos el amor por el fútbol, de la misma manera que mi padre me enseñó a mí.

Realizado por: Marco Viteri. Periodo 48, grupo 721.

La matraca y la afición del Aucas se encuentran en el graderío

Fotografía por David Araujo
Fotografía por David Araujo
Vitorio Baptista elabora matracas.

Los equipos de fútbol tienen sus propios símbolos alrededor de los cuales la hinchada genera un sentido de pertenencia, quizá uno de los más representativos de los hinchas futboleros del país sea la matraca. Este aparatito gritón nació en Europa y luego fue traído a América; de los escenarios religiosos saltó a otros más festivos y terminó su periplo en los deportivos.

La construcción de las matracas está en manos de los artesanos como don Vitorio Baptista, quien las fabrica en su taller de la Vicentina. Él recuerda que su padre le enseñó el proceso de elaboración de las matracas y que de a poco fue descubriendo su historia.

Con el tiempo Vitorio ha ido mejorando la técnica de fabricación de estos instrumentos característicos de las canchas de fútbol; señala que la hinchada de Sociedad Deportiva Aucas, es la que mayor importancia le ha dado a la matraca, al punto de convertirla en un símbolo de la institución.

Mientras artesanos como Vitorio se dediquen a la confección de matracas, esta tradición no se perderá y su sonido característico seguirá resaltando entre el murmullo de las hinchadas que alientan a sus equipos.

Realizado por David Araujo. Periodo 47, grupo 721.