Una familia busca a su hijo desaparecido por más de 8 años

Daniel Sigcho desaparecido
Daniel Sigcho desaparecido
Daniel Sigcho desaparecido desde el 2008

Desde el 05 de octubre de 2008 la familia Sigcho Ñacato esta incompleta, es como si un viento fuerte de un solo soplo, se hubiese llevado todas las hojas de los árboles que rodean su pequeña casa de adobe y teja. En su interior está Luis Sigcho, él nunca imaginó que viviría un calvario; una lagrima lentamente recorre su mejilla mientras recuerda a su hijo Daniel, quien desapareció hace 8 años sin dejar rastros. Con la mirada triste, los ojos húmedos y una voz melancólica doña Pilar Ñacato no comprende nada, sin embargo, no pierde la fe que algún día lo verá ingresar por la puerta de su casa con una gran sonrisa en su rostro.

Daniel, practicaba la pintura, la música y estaba a las puertas de obtener su título de ingeniero mecánico en la Universidad Central del Ecuador; por su sentido del humor nunca tuvo problemas con su familia ni con los vecinos del barrio. Aquel 5 de octubre, celebró el cumpleaños de su hermano Byron, en un karaoke de San Rafael. A la 01:00 am, fue a buscar un taxi para volver a casa y no regresó.

Daniel Sigcho desaparecido
Luis Sigcho, padre de Daniel.

Sus padres hasta el momento no comprenden qué pasó, la policía les dijo que debían esperar 72 horas para empezar su búsqueda, por eso ellos por cuenta propia empezaron una peregrinación por la casa de su novia, de sus amigos, de sus compañeros de universidad, por los hospitales, cárceles y morgue, sin ningún resultado. En su búsqueda han recorrido el Ecuador Loja, Riobamba, Guaranda, Ambato, Ibarra y Tulcán, han realizado reuniones para concientizar a la gente que tiene situaciones similares.

Daniel Sigcho desaparecido
Pilar Ñacato madre de Daniel.

Para los padres de Daniel solo han quedado incógnitas, muchas veces se preguntaban si acaso cometieron alguna falta, si se han equivocado en la crianza, se hay razón para que Daniel haya desaparecido: Para un padre y una madre perder a un hijo es el dolor más fuerte y desgarrador, pero ese dolor es más grande cuando está desaparecido, porque no se sabe si está vivo o muerto, si está enfermo o no, comenta Luis.

Desde aquel 05 de octubre la familia Sigcho Ñacato se mantiene más unida que nunca. Han vivido 8 años de búsqueda y continuarán en su lucha; han pegado miles de afiches en varias provincias del Ecuador y se han valido de las redes sociales. Aún no pierden la esperanza, por ello no dejarán de alzar su voz en nombre de Daniel hasta que aparezca o exista una noticia que les devuelva la tranquilidad.
Realizado por: Sandy Lechón. Periodo 48, grupo 721.

La ausencia de Rosita, una razón para vivir

Fotografía por Diana Quiroz.
Fotografía por Diana Quiroz.
Laura N, con ilusión mira las fotografias de Rosita.

Ya son más de dos años que la hija de Laura N desapareció involuntariamente. La mañana del 15 de Abril del 2014, Laura despidió a Rosita antes de ir al colegio y fue a trabajar. Cuando llegó a casa por la tarde no la encontró y creyó que su demora se debía a algún imprevisto. Llamó a sus amistadas, familiares, vecinos, conocidos y no la encontró.

Los días posteriores a su desaparición hizo la denuncia del caso en la fiscalía. Las respuestas que obtuvo fueron poco alentadoras, alegaron que era adolecente, que debía estar con sus amigos o con pareja y que seguramente volverá pronto a su hogar… Laura quedó desecha y no supo qué hacer, la frustración y la angustia que sentía la llevaron a una depresión crónica, incluso intentó quitarse la vida. no hubieron palabras para calmar su dolor.

El amor de Laura por su hija la obligó a dejar de lado la tristeza. Cansada de esperar se puso a investigar por su cuenta y convirtió su casa en un centro de espionaje y locura, todos eran sospechosos. Con ayuda de su mamá golpeó las puertas de las casas en su vecindario, persiguió a sus vecinos, en especial a uno que tenía antecedentes de comportamiento indebido por alcoholismo y acoso sexual, pero no encontró nada para inculparlo como un posible sospechoso.

Fotografía por Diana Quiroz.
Laura N, con los objetos de Rosita.

Laura ha pasado el tiempo repartiendo volantes, sin importar el clima ha ido a concentraciones con un cartel en las manos exigiendo justicia y por lo menos una vez al mes viaja a distintas provincias del país con la finalidad de recorrer sus calles y quizá encontrarla. La ausencia de Rosita es su motivación, ella en parte ha logrado recuperar su tranquilidad emocional y ha logrado difíciles aprendizajes, no  obstante no hay día en que no sienta aflicción o que no rompa en llanto por el recuerdo de su hija.

El apoyo que ha recibido de sus familiares y amistades ha sido importante, pues le ha permitido tener prudencia y cordura y es que la desaparición involuntaria de un ser cercano genera una batalla entre fe y desesperanza, por alguien que quizá nunca aparezca o que lo enccuentren pero sin vida. Laura tiene firme promesa de buscar a su hija todos los días de su vida hasta que la encuentre o le lleve la muerte.

Realizado por: Diana Quiroz. Periodo 48, grupo 721.