Los juguetes y la identidad de género ¿qué le regalarías a un infante?

Fotografía por Alejandra Gutiérrez
Tomado de pixabay.com
¿Los juguetes orientan los roles de género?

Hoy en día se habla de igualdad de derechos y oportunidades para mujeres y hombres sin discriminación, pero en la práctica existe una concepción errada acerca de los roles de los individuos de acuerdo a su sexo, pues desde el nacimiento los individuos son determinados social y culturalmente sobre sus roles, perpetuando así el machismo que existe en nuestra sociedad.

El hecho inocente de vestir a las niñas de rosa y a los niños de celeste, actúa con el poder de una bomba. El color tiene connotaciones sociales que marcan la cultura; Patricia Cisneros afirma: “no le pondría un conjunto de ropa color rosa a mi hijo, porque es niño, se burlarían de el” afirma .

Para la psicóloga Ana Cueva este tipo de acciones responden a ciertos estereotipos que están concebidos y marcados profundamente en las personas, a manera de prejuicios que no permiten salirse de esa estructura, dichos prejuicios llegan a ser tan fuertes que con frecuencia pasan como algo natural.

Tomado de pixabay.com
¿Existe juguetes para niños y niñas?

Lo mismo sucede con los juguetes, con los que inconscientemente se prepara a los individuos para su futuro como miembros activos de la sociedad, de acuerdo a escenarios preestablecidos o tradicionales, al tiempo que se limita su libertad de elección.

Una juguetería siempre llama la atención; sus dispositivos, con sus formas, colores y sonidos nos recuerdan a la infancia. Ximena Benavides recuerda que en una de estas tiendas compró un carro de juguete para regalárselo a su hijo de 6 años, a pesar de que a él le gustaba jugar con las muñecas de su hermana. Los comentarios familiares no se hicieron esperar, incluso hubieron sugerencias para que corrija esta actitud, recuerda Ximena.

Los roles de género fijan límites de los que no se debe salir. La psicóloga Cueva cree que la norma social establece erradamente que los juegos para las niñas deben fomentar el cuidado a su apariencia personal, la maternidad y las labores de hogar, mientras que en los hombres se fomenta la competencia, el uso de la fuerza y la independencia.

Detrás de la inocencia de un juguete, se pueden esconder estereotipos y paradigmas sociales arraigados en lo profundo, así es que la próxima vez que vaya a agasajar a un infante con un juguete, piénselo dos veces.

Por: Alejandra Gutiérrez. Periodo 47, grupo 721.

La cultura GLBTI es mucho más que gays

Fotografía cortesia Fundacion Equidad
Fotografía cortesia Fundacion Equidad
Marcha del Orgullo Gay

En una entrevista con Xavier Paspuel, coordinador de la Fundación Equidad en Quito, pude develar el mundo diverso que existe dentro de la comunidad GLBTI y como esta no solo se reduce a gays, lesbianas y transexuales. Xavier explicaba que GLBTI es un término que se emplea para representar a todo el colectivo de personas que tienen una orientación sexual o identidad de género diferente a la que es catalogada como normal. De hecho las siglas GLBTI representan:

  • G.- Gay: Es el modo de distinguir a las personas homosexuales masculinos, es decir, que representa a los hombres que muestran una inclinación hacia la relación erótico-afectiva hacia otro hombre.
  • L.- Lesbiana: El término hace referencia a una mujer homosexual que siente atracción sexual o afectiva hacia otra mujer.
  • B.- Bisexual: Se hace referencia a la atracción sexual o afectiva hacia individuos de ambos sexos; es decir, a hombre y mujer.
  • T.- Transgénero: Se entiende como una forma de expresión de la sexualidad de una persona que difiere del sexo (aparato reproductor) con que nació.
  • I.- Intersexual: Se refiere a una persona que presenta características genéticas propias de hombres y mujeres al mismo tiempo, aunque no es una condición muy común.

Aparte de estas categorías mencionadas, existen más formas de identificación de género, Xavier habla de las siguientes:

  • Queer: Se aplica a todas las personas que se han sentido fuera de lugar ante las restricciones de la heterosexualidad y de los roles de género.
  • Pansexualidad: Es la persona que se siente atraída sexualmente por otros individuos, dicha atracción va más allá de su género, es decir, que un sujeto pansexual puede entablar relaciones románticas con mujeres, hombres, transexuales, intersexuales, etc, solo por su personalidad; los pansexuales pueden mantener vínculos íntimos con cualquier ser humano.
  • Poliamor: En términos simples es el amor entre muchos, son relaciones basadas en el deseo sexual y en contratos sociales, es decir, la aceptación del amor entre tres o más personas sin importar su identidad sexual.
  • Asexualidad: Se puede definir como la falta de orientación y deseos sexuales propios de la especie humana, las personas asexuales no sienten deseo físico o sexual hacia ninguna otra persona.
  • Demisexualidad: Es la atracción sexual por personas con las que se mantiene una conexión emocional.

Al hablar de sexualidad es complejo. Existe discriminación incluso dentro de la comunidad GLBTI, se presentan comportamientos homofóbicos, así por ejemplo un gay discrimina a otro por ser más femenino. También existe la transfobia donde los gays rechazan a los transexuales usando frases como “hombre tiene que ser hombre así le guste un hombre”.

Por otro lado se reproduce el sistema patriarcal, que discrimina a los  bisexuales  por la creencia de que esta condición no existe, y que estas personas solo se aprovechan de la situación. La gente se deja llevar por los prejuicios sociales y culturales impuestos por instituciones como la educación, la iglesia, la moral, que rechazan todo lo que está fuera de lo normal.

En conclusión cada colectivo se diferencia por su atracción sexual, que tiene que ver con la afinidad hacia otro sujeto; también existen las identidades de género, que consiste en como las personas quieren verse ante el mundo.

Realizado por: Andrea Villacres. Periodo 47, grupo 721.