RAMBLA

RAMBLA que significa calle o avenida. En este trabajo fotográfico se
encuentra un sin número de artistas de todo tipo; que hacen uso de la
calle como un escenario principal para demostrar el tipo de arte que realizan.

Los Futton 29 son parte de la movida punk en Quito

Fotografía por Lorena Caisapanta
Fotografía por Lorena Caisapanta
Johan toca la guitarra

A lo lejos escucho los toques intensos de batería y los primeros acordes de las guitarras de la banda Futton 29. La luz es tenue, pero permite ver los perfiles de aquellos personajes tocando una melodía punk. En el escenario, se acumulan las chaquetas, llenas de spikes, las camisetas negras, las manillas de cuero adornando en las muñecas, las tinturas exageradas en el cabello, los piercings de la oreja y la lengua y por supuesto las botas de cuero. El  show punk había empezado.

El punk es un género musical que surgió a mediados de los años 70, se lo identifica por sus armonías toscas, sonidos enérgicos y letras con una posición política y social. Manifiestan su oposición al régimen capitalista, y se consideran undergournd por ser alternativos, independientes y ajenos a una cultura oficial. Junto con la música concibieron una co-cultura antisistema como una filosofía de vida.

Por supuesto que soy un punk nazi, expresa Johan Loaiza de 22 años, con una mirada penetrante y juiciosa. Lleva una camiseta negra con el símbolo de la anarquía, y la frase: punk revolución pirata libre. El se considera un muchacho revolucionario.

A mí no me importa la política capitalista, dice Bryan Silva de 20 años mirando su guitarra mientras habla; viste una camiseta negra con el símbolo crossbuster, del grupo Punk-rock Bad Religión y un chaleco lleno de íconos contrarios a su ideología. Al empezar la noche se apagan los instrumentos, el gran show de los punks se va disolviendo; los piercings y las crestas pronunciadas se refugian en la noche hasta encontrar un nuevo escenario.

Fotografía por Lorena Caisapanta
Bryan toca la guitarra.

Fuente: Futton 29 (Johan y Bryan integrantes de la banda)

Realizado por: Lorena Caisapanta. Periodo 47, grupo 721.

El Chimborazo marca la identidad de su gente

Fotografía por Daniela Caizaguano
Fotografía por Daniela Caizaguano
Los hermanos Morales interpretan música andina

El frío de la tarde y el vuelo precipitado de las palomas de la Plaza de San Francisco, acompaña a cuatro hermanos oriundos de Chimborazo. Luis, Manuel y José Morales se preparan para laborar una tarde más como cantantes informales. El extenso graderío y las piedras rocosas de la plaza forman parte del escenario; uno a uno se alistan para la presentación frente a los asistentes. Delia, su hermana menor, con sus pies descalzos y un faldón a ras de suelo recogerá las colaboraciones de los simpatizantes del espectáculo.

Flautas, rondadores, charangos y cascabeles son sus instrumentos de trabajo. Llama la atención el vestuario de los artistas callejeros. Es diferentes a los de otros de artista; los colores rojo, blanco, azul y verde forman parte de las grandes coronas adornadas con plumas de loros, papagayos y gallinazos. El sonido de un cuerno de búfalo, da inicio al primer cántico sendero andino.

El sutil silbido de la flauta de Manuel, siembra un ambiente de sentimiento entre el público presente, los sonidos que lo acompañan transportan al oyente a un mundo andino, un lugar de contacto con la naturaleza y los animales de páramo. Poco a poco las personas que caminan por la plaza de San Francisco se acercan para apreciar el trabajo de los tres hermanos. Las cámaras de los turistas empiezan a filmar las interpretaciones de los hermanos Morales. El frío acongoja cuando finaliza la presentación. Manuel reconoce: no tenemos nombre, pero si identidad, somos parte del Chimborazo.

Realizado por: Daniela Caizaguano. Periodo 47, grupo 721.